jueves, 6 de octubre de 2011

Torneo Selección - Ronda 8

Al vencer en la penúltima rueda Hernán Arrondo se ha consagrado ya ganador del certamen, mientras que Facundo Frenquelli, en el segundo puesto, se ha clasificado para el Mayor.

Arrondo abrió con la inglesa y Romanow respondió con una defensa irregular, similar a la escandinava, pero que cedió a las blancas el centro y dejó a las negras retrasadas en el desarrollo; el primer jugador no pudo resistir la tentación de sacrificar un alfil por dos peones, para aprovechar la exposición del rey enemigo.


Es díficil determinar si con anterioridad a esta posición las negras podían haber montado un esquema defensivo eficaz. Pero en la situación actual, con el rey negro incapaz de hallar un refugio en uno u otro flanco, se puede afirmar que la ventaja blanca es latente pero positiva, y se volverá efectiva cuando finalice el desarrollo de las piezas e inicie el avance de los peones centrales.

Concretamente en la partida éste fue el momento crítico; la idea de las negras de enrocar corto, protegiendo el rey con piezas menores es correcta, pero la ejecución es inexacta. Vamos a dar dos líneas como ejemplo, que muestran cómo cada bando puede lograr su respectivo objetivo; en la primera las negras logran enrocar; en la segunda, las blancas lo impiden sacrificando material adicional:

18...Ch5
a) 19.Ae5 Ag7 20.dxc6 bxc6 21.Tad1 Cc4 22.Axg7 Cxg7 y el rey está seguro,
b) 19.e5! Cxg3 20.e6! Cxf1 21.exf7+ Rd8 22.dxc6 bxc6 23.Txf1 y el rey está desguarnecido (a cambio de una torre): la evaluación sigue siendo compleja.

Pero el jugar 18...Ag7? permitió el avance del peón que desordenó las fuerzas enemigas: 19.dxc6 bxc6 20.e5 Ch5 21.e6 Axe6 22.Dg6+ Af7 23.Dxc6+ 1-0. Seguirían más jaques y la ganancia de la dama (Ad6+) por lo menos.

Herrera insistió con la apertura Van 't Kruijs y Frenquelli decidió trasponer a una francesa, variante del cambio. Las blancas prepararon un ataque al enroque avanzando sus peones del flanco de rey, pero no llegó a nada, mientras que las negras capturaron un peón en el ala de dama. El contraataque sobre el expuesto rey blanco fue mortal.


42.Tdb2 Tc4+ 43.Rd2 Tc2+ 44.Rd1 Dg1+ 0-1. Sigue mate en la próxima.

Salvatierra-Montefeltro: En una defensa Alekhine las blancas aprovecharon la descoordinada situación de las piezas enemigas para avanzar sus peones centrales y abrir el juego.


19.c5! dxc5? (19...Cc8) 20.Cxc5 Ac8?
20...Ca4 era la única defensa.
21.d6 Obsérvese que cinco piezas negras están controlando la casilla d7.

21...Tc6 22.Ab5 a6 23.Axc6 Cxc6? 24.d7 ¡Y el peón logra llegar a d7! ¡Fourchette!

24...Te7 25.dxc8D Dxc8 26.Dd6 Df5 27.Cxb7 Te6 28.Dc5 Tf6 29.Cd6 Dd7 30.Dxc6 Dxc6 31.Txc6 1-0.

Larrosa-C. Cuello: Jugaron una defensa francesa sin que las blancas avanzaran d4. Esto fue aprovechado por las negras situando su peón en c4 y oprimiendo el juego rival. Para desembarazarse las blancas sacrificaron un peón y ocuparon la diagonal a3-f8, dificultando el enroque adversario.


Hay que abrir el juego con la ruptura típica: 24.f5! Dc8 25.fxe6 Dxe6? (25...fxe6) 26.Cf4 Dc8 27.Cxd5 Cxd5 28.Axd5 La ventaja blanca es decisiva y no se altera ni siquiera cambiando las damas: 28...Ac6 29.Df3 Axd5 30.Dxd5 Dc6 31.Dxc6+ bxc6 32.Tb7 a5 33.Tf1 f6 34.g5 Tc8 35.Txg7 1-0.

Velasco-Santianes: En una defensa española las blancas adquirieron un predominio en el ala de rey que alcanzó su punto culminante cuando situaron un alfil en e6, demostrando su control de las casillas claras. Pero en las siguientes jugadas cedieron el centro y el contraataque negro sobre el punto f2 fue feroz.


Luego de unas idas y vueltas las negras encuentran el camino correcto: buscar el mate: 42...Th4 43.Rg1 Ac7 44.De3 Af4 45.Dc5 Th1+! 46.Rxh1 Dh4+ 47.Rg1 Dh2+ y mate en la siguiente.

Bravo-Rebossio: En una apertura de peón dama las blancas alcanzaron una posición con ventaja cuando emprendieron una "falsa combinación".


16.Cxf7? Txf7 17.Dxe6 Cf4! 18.Ah7+ (si 18.Dxc6 Cxd3) 18...Rxh7 19.Dxf7 Cf6 Amenaza ganar la dama con ...Ad5 y dar mate con ...Axf3, ...Dc8-h3-g2.

20.Db3 Salva la dama, pero...

20...Axf3 21.gxf3 Dd7 22.Dc2+ Rh8 23.Dd2 C6h5 y el mate es inevitable.

Boyeras-Spinelli:

1.e4 c6 2.d4 d6 3.Cc3 g6 4.f4 Ag7 5.Cf3 Db6 6.h3 e5 7.dxe5 dxe5 8.fxe5 Ae6 9.Dd3 Cd7 10.Ae3 Da5 11.Ae2 Cxe5 12.Cxe5 Td8 13.Cc4 Dc7

En lugar de devolver por fin el caballo, que como pieza desesperada anduvo contraatacando la dama enemiga, las blancas, en un rapto de inspiración deciden sacrificar la dama para aprovechar la situación del monarca adversario.


14.Dxd8+! Dxd8 15.Td1 Dc7 16.Cd6+ Rf8 17.0-0 Ae5 18.Cxf7?? ¡Un espejismo! Las negras tienen suficientes piezas para proteger a su rey.
Primero había que eliminar al defensor del peón f: 18.Ac4! Axc4 19.Cxc4 Ah2+ 20.Rh1 b5 21.Ad4 f6 22.e5 bxc4 23.Rxh2 f5 24.Rg1 c5 25.Cd5 Dc8 26.Ac3 Como muestra esta línea de ejemplo, el dinamismo de las piezas blancas y la poca coordinación de las enemigas, sumado a la exposición del monarca negro, compensa el déficit de material y da esperanzas de luchar por el punto.
18...Axf7 19.Ac4 Cf6 20.Axf7 Rxf7 21.Ag5 Rg7 y ya no compensación por la dama.

Zocchi-Marino: En una defensa escocesa los jugadores no fueron reacios al cambio de piezas y se llegó pronto a un final de peones equilibrado.


La última jugada de las negras (...h5) crea un peón pasado, pero no hay que preocuparse; basta cerrar el flanco con 33.g5 y es evidente que ningún bando puede progresar o ceder temporalmente el peón: 33.Rf2 hxg4 34.Rg3 Rf6 35.Rxg4 Rg7 36.a3 bxa3 37.bxa3 Rf6 38.a4 a5 39.c4=.

Pero jugaron 33.gxh5?? gxh5 y el peón pasado alejado es suficiente para ganar: 34.Rf2 Rf6 35.Rg3 Rf5 36.c4 bxc3 37.bxc3 h4+ 38.Rf3 h3 39.Rg3 h2 40.Rxh2 Rxf4 0-1. El rey negro llega primero y se come los peones centrales.

Carrasco adoptó el ataque Spielmann ante la defensa francesa de Alfonso y pronto se inició una lucha de enroques opuestos. Las blancas perdieron o sacrificaron un peón para cerrar el flanco de dama y luego del cambio de damas la fuerza del caballo centralizado contra el alfil malo neutralizó la ventaja material. Mas luego de que las negras buscaran el cambio de las torres la ventaja de las blancas aumentó y se concretó al recuperar el material. Y sin embargo...


La última jugada de las blancas sólo puede calificarse de celada arriesgadísima, pues respondiendo correctamente las negras ganan: 49...Ac4+ 50.Ra3 Re4 51.Cc5+ Re3! (si 51...Rxf4? 52.a6 Axa6 53.Cxa6 d3 54.cxd3 Re3 55.Cc5 f4 56.Rb3 f3 57.Ce4 Rxd3 58.Cf2+ Re3 59.Cd1+ Rd3 60.Cf2+ Re3=) 52.a6 Axa6 53.Cxa6 d3 54.cxd3 c2 55.Rb2 Rd2-+.

Pero su rival jugó la obvia y recibió el fatídico doble: 49...Re4?? 50.Cc5+! Rxf4 51.Cxa6 e5 52.Cc5 e4 53.a6 e3 54.a7 e2 55.Cd3+ Re3 56.a8D Rd2 57.Dh1 f4 58.De1+ Re3 59.Df2+ 1-0.

Curiosamente en la partida Acevedo-Grego (los jugadores, no los dirigentes) ocurrió un incidente similar.


En un final inferior las blancas tendieron una celada jugando 42.a5!? Las negras pensaron que era una trampa muy evidente: si tomo el peón, me da un doble de caballo y me gana el alfil, así que mejor muevo el rey. Pero al pensar de esa manera ¡cayeron en el engaño! Había que hacer lo contrario de lo que parecía: 42...bxa5! 43.Cc5+ Rc2 44.Cxb7 d3+! Las negras perdían el alfil pero coronaban el peón. Al jugar, en cambio, 42...Rc4? 43.axb6 axb6 la posición se equilibró. (No obstante lo cual, el primer jugador perdió más adelante la partida).

Paradell-Mancilla:


Para salvar la torre bastaba interponer el peón g (21.g5) sacrificándolo. Pero las blancas jugaron 21.Cf6+?? sin notar que la torre estaba clavada: 21...Dxf6! 22.Taf1 Axf4 23.Txf4 Txe2+ 0-1.

Santillán adoptó la variante Anderssen del ataque central ante la defensa de los dos caballos de Ferrari.

En esta posición las blancas idearon una falsa combinación, doblemente falsa, podríamos decir, porque incluso entrando en ella (14...Txa7 15.Dxe7) quedan mal por su rey sin enrocar:


14.Axa7?? Ab4
También ganaba 14...b6 atrapando el alfil; si el alfil se "recupera", el rey cae en una red de mate: 15.Dxe7 Aa6+ 16.Ce2 Tae8 17.Db4 Txe2 18.Txe2 Axe2+ 19.Rxe2 Dxc2+ 20.Rf3 Dd3+ 21.Rf4 Cd5+.
15.Ad4 Axc3?
15...Te8! y lo menos malo es volver con el alfil a e3 tras lo cual se pierden como mínimo los peones del ala de dama.
16.Axc3 y aquí en lugar de 16...Txa2 jugó 16...Da6?? ¿Por qué cambia las damas con peón de menos? El resto de la partida es similar en este aspecto: las negras siguieron cambiando piezas dirigiéndose ciegamente al final de peones perdido.

Zinni-Fernández: Defensa francesa, variante Tarrasch.

1.e4 e6 2.d4 d5 3.Cd2 c5 4.exd5 Dxd5 5.dxc5 Axc5 6.Ac4? Dxg2 7.Df3


Axf2+? Ambición.
7...Dxf3 8.Cgxf3 Cf6 queda con un sano peón de más.
8.Rd1??
8.Dxf2! Dxh1 Ha ganado calidad, pero... 9.Cdf3! La dama negra queda atrapada; comienza una carrera para liberarla: 9...Cc6 10.Af1 Cf6 11.Ag2 Ce4 12.De2 Cg3 ¡Justo a tiempo! 13.hxg3 Dh5 14.Af4=
8...Dxf3+ 9.Cgxf3 Cf6-+ Dos peones de más garantizan el triunfo.

F. Cuello-Herzog: En una defensa Owen, o más bien defensa hipopótamo, las negras rápidamente perdieron material.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola